viernes, 7 de octubre de 2016

Fotografía gastronómica: 7 consejos básicos para crear fotos únicas



Cada vez más vemos fotografías de gastronomía en blogs, facebook, instagram etc. Hay una gran cantidad de este tipo de foto, por lo que la única manera de destacar será en aumentar nuestra calidad.
Si realmente quieres que la gente se te quede mirando tus fotos de comida lee atentamente estos 7 consejos básicos para realizar unos buenos trabajos en la fotografía gastronómica. Consejos básicos pero imprescindibles para dar un salto de calidad.


SER RÁPIDO

Los platos de comida es como una flor, tiene un punto álgido y después solo queda la caída. Cuando estas haciendo una foto de un producto debes ser rápido, veloz, tener las cosas claras y no dudar. La comida huele el miedo, como dudes empezará a pasar el tiempo y la receta que tanto costó cocinar comenzará a resecarse, perder brillo y si hay algo de verde se marchitará.
Antes de tener todo listo debes de saber que encuadres vas a fotografiar, que iluminación tendrá y en el momento que llegue el plato hacer el famoso click en la cámara. De esa manera todo estará perfectamente en su estado.


Para la realización de esta foto tuve
que ser rápido, ya que en pocos minutos la 
pulpa del zumo empezaba a decantar

CUIDAR LOS DETALLES DEL PLATO

Parece muy sencillo estar atento a los detalles, pero trabajar en foto gastronómica no lo es tanto. Siempre surge algún imprevisto, queremos mejorar algún brillo o cambiar de tiro de cámara... Es decir, entre tantas cosas que pueden ocurrir se nos olvida lo que tenemos delante y no nos fijamos en alguna miga rebelde, que la distribución del plato no es equilibrada o que no pega con el entorno. Es muy importante estar super concentrado y tener todo bajo control vigilado cada detalle.

TENER BUEN ESTILISMO

Este apartado es tan importante como tener una receta bien ejecutada y apetecible. Si el entorno es feo, no pega ni con cola con el plato o distrae demasiado, ya tenemos una explicación de por que al final la foto no nos atrae. Puede haber cocinado Ferrán Adriá para nosotros, pero si el resto del set es feo no lo arreglamos ni con 20 días de photoshop.


Esta receta de por si resultaba exótica, pero el estilismo ayudó
a potenciar esos rasgos.



UNA BUENA ILUMINACIÓN

Sin luz no hay foto, por lo tanto sin una buena iluminación que resalte las texturas y  de mas espectacularidad al plato no vamos a ningún sitio. 
Toda iluminación que no ayude a dar una potencia estética es una perdida de tiempo. No hay recetas feas si no recetas mal iluminadas.

JUGAR CON TEXTURAS.

Jugar con las texturas permite al espectador a sentir mentalmente como seria estar en esa mesa comiendo. Las texturas nos ayuda a dar volumen, mejorar la estética y a no crear una imagen muy plana y aburrida.


El color y textura del hielo da sensación de frescura 
a los boquerones




TENER EN CUENTA LOS COLORES

Es de tener muy en cuenta usar bien los colores, que no sean demasiado chillones ni que sean muy apagados o que molesten al guiar la mirada al personaje principal que es el la receta. Hay que esta atento a cada color de cada componente de la mesa para ver si ayuda o fastidia el resultado general.

QUE TE GUSTE COMER

El consejo más importante de todos, sin no te gusta comer con se conseguirá transmitir al espectador el alma de la comida. Si no nos gusta comer, veremos a la comida como mero objeto sin mas, y de esa manera no podremos imaginarnos como nos gustaría encontrar y ver ese alimento que tanto nos apasiona. No encontraríamos ese detalle sutil que nos ayudaría a crear esa foto que nos diferencie del resto


Y hasta aquí 7 consejos básicos pero muy importantes a tener en cuenta en la fotografía gastronómica.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por los consejos, voy poco a poco aprendiendo y siempre que sean de buenos profesionales se aprende más, muy útil!

    ResponderEliminar